Porque nunca antes había sido tán fácil cotizar